Artículos destacados

<< Regresar

Tipos de adicciones

Las sustancias o conductas a las que nos volvemos adictos pueden ser tan diversas como los problemas que tratamos de evadir al recurrir a cosas que nos generan adicción. Existen muchos tipos de adicciones y dependerá el tipo de adicción a la que nos enfrentemos, las medidas que se deberán tomar.

Una adicción es una compulsión; tiene que ver más con la conducta que con aquello a lo que se es adicto. Generalmente asociamos la idea de adicción a drogas o alcohol, pero lo cierto es que podemos ser adictos a actividades –como la adicción al juego– o incluso a cosas tan cercanas como la comida o la tecnología.

Detrás de cualquier adicción se encuentra una necesidad de llenar un vacío emocional, generalmente se trata de personas con baja autoestima que encuentran una especie de escape en sus adicciones. Ese falsa sensación de bienestar o esa alegría temporal que parece brindarles el comportamiento o sustancia, se convierte en una obsesión y se pone en riesgo el bienestar físico, mental, emocional, relaciones e incluso económico.

Se pueden señalar dos tipos principales de adicciones: a una sustancia –o químicas– o a una conducta.

Adicciones de ingestión: Estas requerirán un periodo de desintoxicación de la sustancia, pero el mayor peso de la adicción está en los efectos psicológicos.

  • Alcoholismo

  • Tabaquismo

  • Drogadicción

  • Adicción a la comida

Adicciones de conducta: La persona pierde control sobre la actividad y tiene una incapacidad de autocontrol.

  • Ludopatía

  • Adicción al teléfono

  • Adicción al sexo

  • Adicción a los videojuegos

  • Compras compulsivas

En cualquiera de los dos casos, la respuesta en el cerebro es similar; incluso si se trata de adicciones en las que no existe una ingesta, los efectos son similares, por lo que existe una gran dificultad para dejar de lado el patrón adictivo.

La necesidad de ingerir la sustancia o llevar a cabo la actividad es irrefrenable y la persona se aleja gradualmente de quienes le rodean, pues toda su atención está focalizada en la adicción. Con frecuencia responderán agresivamente y con negación si se les intenta señalar la adicción.

Para prevenir las adicciones, lo más importante es trabajar en el bienestar psicológico y emocional, pues si estamos bien, no nos veremos tentados a buscar llenar vacíos.