Artículos destacados

<< Regresar

Enseña a tu hijo a decir NO

El “no” es una palabra poderosa, indica asertividad y decisión, implica establecer límites y tener seguridad en sí mismo. Sin embargo, parece que en nuestra sociedad está mal visto; nos tachan de egoístas, o quizá de aburridos y temerosos. Pero darles a nuestros hijos las herramientas para que sean capaces de decir “no” en el momento necesario, puede ser lo que les cambie la vida.

Resulta curioso pensar que una palabra tan pequeña cause conflicto en tantas personas. Pero lo cierto es que tenemos miedo de decir no porque queremos evitar enfrentamientos o consecuencias que ello implicaría. Tenemos la idea de que seremos rechazados por expresar lo que en verdad queremos y sentimos; y estamos dispuestos a sacrificar nuestros propios deseos con tal de no quedar fuera del grupo.

Para los adolescentes, el tema de la pertenencia resulta fundamental; pues se encuentran en una etapa de transición y autodescubrimiento, es la aprobación de sus pares la que buscan; y no la de figuras de autoridad que antes primaban su vida. Si nuestros hijos tienen baja autoestima y dificultad para establecer límites, es muy fácil que caigan en conductas autodestructivas.

Es importante enseñar a los niños desde que son pequeños a que tienen derecho a elegir, a estar en desacuerdo y manifestar su postura frente a las cosas. A que no deben sentirse mal por decir que no y que decir “no”. Nuestros hijos serán más libres si les enseñamos a decir que no. Pero ¿cómo les podemos enseñar?

  • Enseña a tus hijos a escuchar y respetar a su interlocutor, incluso si no está de acuerdo con su postura. Debemos explicarles que el respeto es lo más importante y que mientras no se minimice o se dañe a nadie, los diversos puntos de vista son válidos.

  • También hazle ver que puede decir su punto de vista sin ser agresivo o irrespetuoso.

  • Permítele que tenga sus propias ideas y opiniones, incluso si difieren de las tuyas.

  • Enséñale a confiar en sus instintos, que si algo no le parece, tiene derecho a decir que no. Y que no debe sentirse obligado a justificar sus para agradar a los otros o porque se sienta mal de negarse; el “no” es un derecho.

  • Hazle ver que cuando uno dice “no” solo está rehusando una petición, no está rechazando a la persona y que decir no es parte de las relaciones, no significa que perderá a sus amigos por atreverse a expresar lo que quiere.

  • Recuerda que el ejemplo es importante y si ellos ven que tienes un comportamiento asertivo y eres capaz de establecer límites, ellos también lo harán.